NO SOY UN DIOS.
NI MUCHO MENOS.
FUI UN MUCHACHA
Y SOY UNA MUJER
QUE ESPERA.
LA SOLA SIMPLICIDAD
DE LOS AFECTOS
IDOS...

18 septiembre, 2011

Ellos no son nuestros, son del Mundo


Llega a nuestra vida el milagro de un hijo...
Cambia el mundo, nuestra casa, nuestra vida,
y nuestros sueños dejan de ser singulares
convirtiéndonos en el plural
mas difícil de manejar.

Alimentamos su mente, procuramos
hacerlos felices y luchamos por darles
una vida mejor que la nuestra.

Compartimos su dolor, sus alegrías,
y nos envolvemos en sus sueños.

Nuestra casa nunca vuelve a ser la misma
tenemos el desorden, la bulla, los enojos
pero siempre pese a ello
la alegría de tenerlos ahí, viéndoles
crecer, sentir, cambiar.

Aprovechamos cada instante de sus vidas
aplaudiendo sus logros y llorando
sus penas...

No hay bendición mas bella como la de amar
sin condiciones a estas personitas maravillosas!

Pasa el tiempo, y van quedando atrás aquellos
días en que solíamos jugar, y recoger
el desorden...

cuando miras a tu al rededor, te enteras que ya no hay
biberones, ni papillas, ni pañales que cambiar.

Te miras al espejo y descubres que tenes un surco
nuevo en tu rostro...
Ellos han crecido, y nosotros nos estamos poniendo
viejos!

A ellos les van creciendo alas!

Ahora quieren salir de la hermosa jaula de
oro que diseñamos con la mas bella seguridad
de que nada falte, menos los sueños, ni el amor.

Temblamos de temor, porque afuera no todo
es como esperamos, ni como queremos
pero ellos no lo pueden comprender
y se escapan a volar su propio cielo
no lo podemos impedir,
no lo podemos evitar...

La juventud tiene alas de colores!

Miras a tu alrededor y extrañas el ruido
el desorden, la ventana que rompió
alguna pelota,
Quieres retroceder el tiempo
volver a escuchar la algarabilla
de los niños  y este silencio
se vuelve casi insoportable.

Pensamos entre lagrimas que la vida
es injusta...
Nos volvemos egoístas
y quisiéramos salir y buscarlos.

Nos hemos quedado solos
luego de haber tenido tanto...

Ellos se han ido
Están viviendo su propio destino
están adornando el mundo
con sus alitas de colores.

Pronto harán su propio nido
construirán otra jaula de oro
la nuestra a quedado vacía
y se nos escapa una lagrimita...

Nos volvemos a mirar en el espejo
del salón, y descubrimos
que se han llevado consigo
el amor que dimos,
los consejos que apenas escucharon
el ejemplo que pregonamos.

Nuestros hijos se han quedado
con algo nuestro...

y sonreímos
y nos alegramos
y reconocemos
que les dimos
el legado mas grande
para  tener las fuerzas
necesarias para volar
libres y únicos!!!

Compartimos el mapa
las reglas, y las rutas
les dimos todo cuanto teníamos
y ahora solo queda reconocer...

Ellos no son Nuestros, Son del Mundo!!!


Silvia Schoneke

























2 comentarios:

40añera dijo...

El germen de las plumas de sus alas son las nuestras que poco a poco perdemos en su favor, ellos las unirán a nuevas recaudadas de la vida para volar libremente su camino
Vengo a agradecerte visita y a quedarme contigo
Un beso

Silvia Schoneke dijo...

Millones de gracias Amiga por la solidaridad y la compañía!
me a gustado mucho tu forma de escribir
un abrazo y mi mano abierta para estrechar tu mano!